Historia de la Apicultura

Historia de la Apicultura - Trajes de apicultor medievales

Descubre c√≥mo los primeros recolectores de miel se aventuraban en la naturaleza para obtener este tesoro dorado y c√≥mo, con el paso del tiempo, se desarroll√≥ la apicultura organizada en antiguas civilizaciones como el antiguo Egipto y su evoluci√≥n hasta nuestros d√≠as. ¬ŅEst√°s listo para adentrarte en el laborioso mundo de las abejas y descubrir los secretos de su preciado tesoro? ¬°Acomp√°√Īanos en este apasionante viaje!


Tabla de Contenidos:

Historia TempranaOrigen de las ColmenasEvolución de las ColmenasAbejas PolinizadorasCeraApicultura ActualTrabajo de las Abejas en Perspectiva

Historia Temprana de la Apicultura


Las primeras pinturas rupestres que muestran la recolecci√≥n de miel proceden de Espa√Īa, hace al menos 7.500 a√Īos. Estos recolectores de miel no eran apicultores, sino que recog√≠an miel de colmenas silvestres. Pero hay indicios de que mucho antes ya usaban la cera de las abejas como pegamento y para iluminar.

Recolectora de miel, arte rupestre en la Cueva de la ara√Īa - Espa√Īa - 7.500 a√Īos de antig√ľedad

No fue hasta 4.500 a√Īos despu√©s, en el antiguo Egipto, cuando se tiene constancia por primera vez de una apicultura organizada. Se especula que los apicultores transportaban sus colmenas por el Nilo para seguir el clima c√°lido y la floraci√≥n de las flores. En el antiguo Egipto, la miel era un lujo que a menudo se inclu√≠a con los tesoros en los enterramientos. Las tumbas desenterradas han revelado esta miel antigua, perfectamente conservada.

Aunque es imposible saber con certeza cuándo y cómo empezó la apicultura, los habitantes de las primeras civilizaciones aprendieron rápidamente a derribar las colmenas y "salir corriendo" de la zona, para volver cuando las abejas se hubieran disipado un poco. Aquellos primeros recolectores de miel también descubrieron que el humo repele a las abejas, por lo que probablemente llevaban una antorcha encendida para defenderse.

Aunque los humanos disfrutaban de los placeres de la miel, la apicultura antigua era mortal para las abejas implicadas. Antes de poder recolectar la miel, se mataban colonias enteras. En lugar de enfrentarse a un enjambre de abejas furiosas, los apicultores asfixiaban a las colonias sujetando un trozo de azufre ardiendo en la peque√Īa abertura de la colmena.

Mientras que algunas colmenas se constru√≠an en los √°rboles, muchas colmenas silvestres se encuentran aferradas a los nichos de acantilados escarpados (una mejor estrategia por parte de las abejas), disuadiendo as√≠ -o al menos desalentando- a los cazadores de miel de perturbar las colmenas. Sin embargo, los decididos buscadores de miel aprendieron a trabajar en equipo y a conseguir cuerdas para descender por peligrosos ca√Īones con el fin de apoderarse de las colmenas y hacerse con su preciado contenido.

La miel se menciona en las primeras historias escritas (alrededor del a√Īo 2.100 a.C.), pero su uso real se remonta a mucho m√°s atr√°s. El consumo de miel debi√≥ de hacer que los humanos respetaran a las criaturas que la produc√≠an, as√≠ como los riesgos que corr√≠an al recolectarla. Probablemente, la miel era un complemento bienvenido en la dieta de las comunidades primitivas que se alimentaban de alimentos sencillos.

Encontrar una colmena silvestre era un verdadero tesoro, y su ubicación habría sido un secreto cuidadosamente guardado. No sólo el sabor de la miel, sino también sus propiedades saludables la convertían en un producto deseable y valioso.

Origen de las Colmenas

A los egipcios se les atribuyen los primeros intentos de domesticar abejas y colmenas, fabricando colmenas "naturales" con árboles huecos y troncos para imitar la naturaleza de las abejas en la construcción de colmenas.

Más tarde comenzaron a crear tubos alargados y huecos de barro y paja que apilaban horizontalmente unos sobre otros. Aprendieron técnicas de apicultura y trasladaron sus colmenas para seguir el clima cálido y los brotes en flor.

Colmenas artificiales egipcias creadas a partir de barro y paja - Apicultural.co.uk

La popularidad de la apicultura se extendi√≥ de Egipto a Grecia y Roma. El poeta romano Virgilio escribi√≥ incluso gu√≠as sobre apicultura. La apicultura se practic√≥ en Europa, y los conquistadores espa√Īoles llevaron colmenas consigo a Sudam√©rica. En el siglo XVII, George Wheler, cl√©rigo y escritor de viajes ingl√©s, describi√≥ en sus aventuras las colmenas que ten√≠an los griegos; estas colmenas ten√≠an marcos desmontables para facilitar la extracci√≥n de la miel.

Evolución de las Colmenas

En 1.770, el inglés Thomas Wildman escribió el libro "Tratado sobre el manejo de las abejas". En su libro, Wildman proporcionaba planos de una colmena que evitaba la muerte de las abejas. Este estilo de colmena es bastante similar al que se utiliza hoy en día. Incluía una piquera (la entrada) con la parte superior abierta y una tapa tejida y desmontable.

Wildman tambi√©n desarroll√≥ marcos m√≥viles que proporcionaban una estructura para que las abejas depositaran la miel, en lugar de construir una estructura de forma libre. El dise√Īo evitaba adem√°s que las abejas sufrieran da√Īos al incorporar piqueras apiladas. De este modo, las abejas dispon√≠an de un nuevo espacio al que migrar despu√©s de llenar una madeja. Esto permit√≠a a los apicultores recolectar la miel de una colmena llena sin molestar demasiado a las abejas.

Dise√Īo de colmenas del tratado de Thomas Wildman (1.770) - library.chethams.com

En 1.851, Lorenzo Lorraine Langstroth, "el padre de la apicultura estadounidense", mejor√≥ el dise√Īo. Langstroth hizo el importante descubrimiento de que proporcionar s√≥lo un cent√≠metro de "espacio para abejas" entre los marcos m√≥viles evitar√≠a que las abejas construyeran peque√Īos puentes de panales y prop√≥leos entre las estructuras.

Este ajuste del espacio permitió a los apicultores retirar los marcos sin arrancar ninguna forma hecha por las abejas, lo que mantuvo a las abejas más contentas y ayudó a los apicultores a controlar mejor sus colmenas para detectar progresos y enfermedades.

En 1.863, el francés Charles Dadant descubrió que el uso de cajas más grandes podía aumentar considerablemente la producción de miel. Observó que, tras el apareamiento, las abejas reinas se mostraban reacias a subir a los palos apilados para poner huevos; preferían hacerlo en una sola caja. Con una caja más grande, las abejas reinas ponían más huevos, lo que se traducía en más abejas obreras.

Las Abejas Polinizadoras

A mediados del siglo XVIII se observó que las abejas eran buenas polinizadoras. No fue hasta 1.750 cuando se registró por primera vez el papel de las abejas como polinizadoras.

A principios del siglo XX, los apicultores empezaron a utilizar las colmenas como polinizadoras, en lugar de √ļnicamente como productoras de miel. En la Dinamarca de los a√Īos 30, se empez√≥ a alquilar colmenas a los agricultores para ayudarles en la polinizaci√≥n.

Cera de Abejas

La miel era s√≥lo un tesoro de la colmena. Quiz√° los primeros recolectores de miel se dieron cuenta de que los ahumadores calientes que utilizaban para someter a las abejas pod√≠an derretir la cera de abeja, y cuando se aisl√≥ la cera de la miel, se reconoci√≥ que era una sustancia muy √ļtil.

Hace m√°s de diez mil a√Īos, los egipcios criaban abejas. Aprendieron a utilizar la cera de abeja para embalsamar a sus muertos; la cera tambi√©n result√≥ pr√°ctica para sellar ata√ļdes. Quiz√° aprendieron las propiedades saludables de la cera de abejas formulando cremas para la piel y ung√ľentos curativos.

La escasez de pergamino llev√≥ al nacimiento en Roma de las tablillas de cera, una especia de cuadernos con dos tapas de madera anudadas que ten√≠an una capa de cera en el interior sobre las que escrib√≠an con el estilete. Tal vez te suene la expresi√≥n latina ‚Äútabula rasa‚ÄĚ que hacia referencia el acto de alisar esa capa de cera para poder empezar a escribir de nuevo.

Los chinos tambi√©n reconocieron el valor de la cera de abejas con fines medicinales, como ung√ľento para las heridas, e incluso como complemento alimenticio. Valoraban la cera de abejas con fines de belleza y antienvejecimiento.

Los chinos, los egipcios, los antiguos griegos y otras civilizaciones fabricaban velas de cera de abejas; estas velas eran las preferidas exclusivamente en las iglesias. Uno sólo puede imaginar las enormes cantidades de velas que se consumían en los ritos religiosos. La cera pura, no contaminada con otros elementos como sebo o resinas, era muy buscada; así, en muchos monasterios y abadías se encontraban apiarios, o conjuntos de colmenas.

La cera de abejas se convirtió en una valiosa mercancía comercial entre las naciones; se utilizó como moneda en Europa en los siglos XIII y XIV. La realeza china sólo utilizaba velas de cera de abeja, mientras que los pobres sólo tenían la variedad de sebo.

Vendedor de velas del Tacuinum Sanitatis (siglo XIV) - forcandleshop.com

Hoy en día, la industria de la cera de abejas es lucrativa, ya que se ha convertido en un elemento importante en jabones, cremas y productos para la salud. En Internet se pueden encontrar innumerables recetas con cera de abejas para productos caseros de belleza y salud, complementos alimenticios e incluso velas.

La Apicultura Actual

Hoy en d√≠a, la apicultura se practica sobre todo con colmenas tipo Dadant. Sin embargo, los avances y las innovaciones ofrecen nuevas y apasionantes opciones. Por ejemplo, tras a√Īos de sufrir picaduras durante la recolecci√≥n de la miel -y de lamentar la p√©rdida de tantas abejas durante el proceso-, los apicultores Stu y Cedar Anderson, de Australia, tuvieron la idea de dividir las celdas hexagonales, lo que permite extraer la miel con mayor eficacia. La colmena Flow Hive (algo as√≠ como ‚Äúcolmena de flujo‚ÄĚ), permite a los apicultores recolectar miel de forma r√°pida y eficaz de un grifo acoplado a la colmena sin molestar a las abejas y sin riesgo de sufrir picaduras.

Otro ejemplo de nueva tecnología que simplifica la apicultura es la manta para abejas Powerblanket. Una vez cosechada, la manta mantiene la miel a la temperatura de la colmena para que no pierda nutrientes ni se queme. También mantiene la miel a la viscosidad adecuada sin crear cristalización debido al sobrecalentamiento.

El Trabajo de las Abejas en Perspectiva

No se puede aprender sobre la miel y la cera de abeja sin apreciar a las propias abejas. Por naturaleza, están obligadas a polinizar, recolectar néctar y condensarlo en miel. Se calcula que una colmena media de 20.000 a 60.000 abejas debe viajar colectivamente el equivalente a dos veces alrededor del mundo y visitar millones de flores para producir medio kilo de miel. Una abeja melífera aporta aproximadamente la doceava parte de una cucharadita de miel a una colmena durante su vida, que dura entre cuatro y 16 semanas.

Aunque la contribución individual de una doceava parte de una cucharadita de miel pueda parecer insignificante, cada abeja es esencial para la vida y el mantenimiento de la colmena. Obviamente, el trabajo de una colmena no puede ser realizado por unas pocas abejas. Trabajan juntas para la prosperidad de la colmena. La abeja y la colmena son símbolos de cooperación y trabajo duro.


Si te interesan las abejas y la miel, no olvides echar un vistazo a nuestro artículo sobre:
10 Curiosidades sobre la Miel y las Abejas

Si te ha gustado este artículo sobre la miel, tal vez puedan interesarte:

Comparte nuestra web

Si te ha gustado lo que has visto ay√ļdanos a darlo a conocer a m√°s gente:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Pinterest